Asegurado convirtió su caso cubierto en rechazo

En los años de experiencia en el medio asegurador y especialmente en el área de siniestros de todos los ramos, he visto cualquier cantidad de casos, pero hay uno particularmente que siempre recuerdo y pongo como ejemplo de lo que NO se debe hacer y como la función y asesoría de un corredor es fundamental. Generalmente lo que trata de hacer un cliente es que sabiendo que su caso no tiene cobertura, tratar de buscar la manera de engañar a las aseguradoras y presentar el caso de forma tal que logre estar cubierto, pues este caso es lo contrario: estaba cubierto desde el principio y la falta de solicitar la respectiva asesoría en su bróker, el mismo tocó rechazar. He aquí el caso:

Era una tarde de un viernes cualquiera y la asegurada, ciudadana de nacionalidad china se dirigía a su residencia acompañada de su hermano menor luego de cerrar su negocio, decidiendo parar a tomar unas refrescantes cervezas para mitigar el calor. En el momento que baja de su vehículo Toyota Land Cruiser último modelo se percata que un vehículo se detiene detrás y del mismo baja un sujeto armado, previendo las intenciones del delincuente regresa presurosa a su vehículo y logra arrancar a toda velocidad el mismo antes que el sujeto pudiera abordarla pero este le dispara y la bala traspasa la puerta delantera izquierda hiriendo a la asegurada en el muslo. El vehículo en ese momento llega a una intersección y al sentirse impactada la asegurada pierde el control y choca contra un vehículo que se asomaba al cruce y luego ambos arremeten contra un local comercial allí ubicado.

Hasta aquí, el caso estaba totalmente amparado, ya que la causa del evento es una causa externa, súbita e imprevista ya que la asegurado ante una circunstancia donde vio en riesgo su vida, optó por la huida y el disparo del delincuente es lo que le hace perder el control y conlleva al accidente.

Una vez que los vecinos observan la situación proceden a llamar a las autoridades, se presenta una comisión policial que hace la coordinación para el traslado en ambulancia de la asegurada quién es llevada a una clínica cercana. En el lugar del accidente permanece el hermano de la asegurada y los policías al notar que es un joven con poca experiencia y que la agraviada es una persona de buena posición económica y viendo que el vehículo es de alta gama y se encuentra asegurado comienzan a decirle al mismo que el siniestro tal como ocurre va a ser rechazado por la aseguradora y logran convencerlo de que a cambio de una buena propina ellos pueden hacer que el expediente del choque quede de forma tal que la empresa no pueda encontrar argumentos para rechazar, el joven les dice que lo consultara con su hermana y logra que le entreguen el vehículo, pagando por supuesto soborno al funcionario. Luego que la asegurada es dada de alta es convencida por estos sujetos de hacer el cambio en el expediente, y ello sin consultar con el asesor de seguros, a quién solo le mencionaron de un accidente de tránsito pero escondiendo las verdaderas circunstancias.

Cuando el caso es presentado a la empresa, el jefe de siniestros me lo lleva a consultar conocedor de mi olfato para los siniestros sospechosos y vemos que el expediente de tránsito indicaba todo muy limpio, lo cual también prendió nuestras alarmas, y más nos resultaba extraño que el asegurado en su declaración indicara que conduciendo a 20 Km/h pudiera haber chocado con la consecuencia de un vehículo pérdida total, por lo que ordenamos el peritaje a un perito de total confianza y quién en su informe da cuenta de rastros de sangre en el asiento y de un orificio de bala en la puerta, por lo que el caso es pasado a un investigador que con poco esfuerzo logró conocer la real forma como ocurrieron los hecho, procediendo la empresa a rechazar el caso.

Al final siendo una cliente importante, reconsideramos por la vía comercial pagar el 50% de la suma asegurada y que la asegurada se quedara con los restos del vehículo, pero el hecho es que el caso no debió llegar a esas instancias si la cliente hubiera consultado a su asesor, persona con gran experiencia que seguramente le hubiera recomendado no alterar ni falsear la verdad puesto que la forma como ocurrió el hecho, le otorgaba total cobertura. Tal como la película de Jim Carey, Mentiroso Mentiroso, no hacía falta mentir y que una vez victorioso hace alusión a la cita bíblica: “Y la verdad os hará libres…” (Juan 8.32)

Avatar

domingo.mogollon

Leer anterior

Aseguradora Fidelidade ingresa al mercado peruano

Leer siguiente

¿Tu póliza vehicular cubre daños por un aniego?

"Actualizaciones en Vivo Casos COVID-19 "