La situación de los jubilados en Perú se encuentra en estado crítico.

La alternativa para la gran mayoría de la población laboralmente activa está en la inversión en instrumentos financieros como pólizas de Vida en moneda extranjera que les permitan planificar ahora para esa etapa.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (una de las instituciones más importantes en materia económica y financiera en américa latina y el caribe) menos del 20% de la población mayor de 65 años accedería a una pensión en el 2050 debido a los problemas estructurales que afronta el “sistema previsional” en el país.

Esta realidad es la que afrontan los pensionados en los numerosos fueros judiciales contra la ONP para lograr el cobro de sus pensiones y el incremento de sus montos.

Más aún, el aporte de los afiliados para pagar las planillas de pensiones del sistema nacional crece mucho más que el monto de las pensiones. En la última década, los aportes de los afiliados a la ONP aumentaron 186%, mientras que el número de afiliados se duplicó y la pensión promedio solo creció 10,5%.

Más que proyectar un mejor panorama, las negativas señales que está dando la economía mundial seguirán golpeando a los fondos de pensiones y sus afiliados. Ante esta situación crítica, los expertos prevén que en el futuro se deberá elevar aún más la edad de jubilación en Perú, para así evitar “la quiebra total de todo el sistema de pensiones”.

Una jubilación que no alcanza para vivir

Actualmente la jubilación mínima ronda los USD 140 mensuales, y con un tipo de cambio imprevisible como el del sol,  lo más probable es que esta cifra vaya bajando con el correr de los meses.

A esto se suma otro vicio del sistema de pensiones: En términos reales, las jubilaciones de los peruanos dependen demasiado de lo que se denomina como “trabajos formales”. Es decir, trabajar durante toda la vida en empleos con contrato indefinido.

Esto deja un grave vacío en el sistema si consideramos que el 73% de la población (23.47 millones de personas) tienen un trabajo informal según las cifras oficiales de una estudio realizado por el Ipsos con fuentes del INEI. El componente principal de este grupo de trabajadores informales son precisamente ciudadanos peruanos de 55 años o más, obligados por la actual crisis de pensiones a realizar trabajos precarios y comercio ambulante para poder sobrevivir.

¿Qué sucede con esos peruanos al momento de jubilarse? Simple: el dinero no les alcanza.

Por eso, los peruanos jubilados – o quienes ya estén pensando en su retiro futuro- deben buscar una alternativa para conseguir ingresos para su jubilación lo antes posible. #polizas #polizasdevida #seguros #inversiones

Avatar

domingo.mogollon

Leer anterior

Yo cumplo las reglas de tránsito

Leer siguiente

¿Necesitamos una ley para ponernos en los zapatos de los demás?

"Actualizaciones en Vivo Casos COVID-19 "